ESCRIBA LO QUE DESEA LEER EN ESTE BLOG

miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Cuál el marco común y que es lo separa a la ingeniería de la economía actual?

El marco común es la economía de mercado y lo que separa a la ingeniería[1] es la innovación[2], muy genuino de la economía de la oferta (de la producción, de  las políticas de oferta…)

Tal vez la manera más sencilla de ilustrar la respuesta sea usando la metáfora del río[3] (que simboliza la vida socioeconómica) para ver mejor la realidad económica por el curso que siguen los hechos sociales y las realidades económicas y, las dos fuentes teóricas: la simbólica (mercado financiero o “virtual” de los flujos financieros) de los economistas (de la demanda del dinero de Keynes[4]) y de la innovación de la ingeniería (de la oferta, de Baptista Say[5]), donde se puede distinguir cómo la economía (convencional) y la ingeniería (económica) avanzan paralelamente por sus riberas. Pero al mismo tiempo, trazan y marcan el curso de la corriente, porque ambos determinan su orientación (la del río de la sociedad).
Si fusionamos las dos posturas[6] económicas, podemos realizar un análisis interesante sobre el marco común que constituye la economía de mercado (como una zona nodal).
Creemos que la metáfora del rio nos ayudara a distraer a nuestros economistas lectores y alejarlos del mundo racional al que siempre se encuentran sometidos y, aprenderemos juntos a entender desde la naturaleza el concepto del cambio y el equilibrio, que parece estar ajeno a la economía. 

Ejemplo, ¿cómo los lobos son capaces de cambiar el curso del río
Que extraño, ¿verdad? 
Y ¿eso que tiene que ver con el equilibrio? 

Todos los animales cumplen un rol fundamental en el equilibrio y bienestar del ecosistema. La naturaleza es perfecta. Los animales cazan por comer, no por diversión, como lo hacen los humanos, y logran mantener el delicado equilibrio que existe en el planeta. Pero el cambio forzado, generalmente producido por el hombre, provoca desequilibrio, afectando a los animales, plantas e incluso las aguas, debido a la llamada “cascada trófica”. Y, esto también sucede en la economía.

Pues, nuestra explicación visualmente como respuesta del título empieza con el fenómeno económico creado por la guerra mundial: podríamos compararlo con la formación de la erosión –en el río socioeconómico- causada por la guerra mundial. Pero, ¿Qué es una erosión? Un río es capaz de generar formas de erosión. En ellas destacan la incisión vertical y lateral, y la formación de marmitas de gigantes (cavidades relativamente circulares que se forman en el lecho rocoso de un río por la excavación y abrasión de gravas y cantos movidos por remolinos de agua[7]) Esto parece haber sucedido a causa de la guerra mundial que trajo consigo la monetización de la economía[8], como resultado de la economía de guerra.

Históricamente la economía  simbólica del dinero y el crédito surge como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, que había provocado la monetarización (monetización) de las economías. Así es como la economía se amonedó, en todos los países beligerantes: —durante la primera guerra mundial por haber movilizado toda la riqueza líquida de la comunidad, en parte a través de los impuestos pero principalmente a través de préstamos; por lo tanto, el dinero y el crédito, y no ya los  bienes y servicios, se había convertido en la "economía real". El crecimiento del crédito y de las finanzas es entendido entonces como sinónimo de estancamiento de las fuerzas productivas.

Metafóricamente hablando: La primera guerra mundial creó una erosión mecánica, como la provocada por el agua y los materiales que arrastra es muy intensa en el curso alto del río. ... Como el cauce no es regular, se suelen producir remolinos que arrastran arenas y gravas, puliendo el fondo del río y creando cavidades.

Dos riberas, dos realidades, el mismo río: en una orilla, la economía simbólica (de la demanda de dinero: movimiento de capitales y tasas de cambio); en la otra, la economía de la oferta (flujo de bienes y servicios) como motor de la tecnología mundial; siendo la primera independiente de la segunda,  pero unidos –como nodal— por la pasarela (la  economía de mercado). En ella la competencia es característica propia; sin embargo, mientras en la Ingeniería Económica se manifiesta por la aparición de nuevos productos o servicios  a partir del proceso de la innovación[9], en la economía (convencional) la competencia, se manifiesta a través los precios ofertados, no se habla de cambio de estructura sino de la mano invisible que lo regula de manera natural (que se encarga de equilibrio); en la ingeniería, la innovación produce el desequilibrio[10]


Cuando surge la Teoría general de Keynes sucede la bifurcación de las dos economías, como si fuesen  dos ríos que se cruzan en ángulo recto, y de manera casi imposible, ambos ríos desplazan sus aguas en forma independiente el uno del otro y sin mezclase. Los dos ríos fluyen entre sí, sus aguas se inician en un movimiento de torbellino y luego continúan fluyendo hacia cauces separados. La investigación ha demostrado que la mezcla de ambas en el cruce es de cantidades de sólo el 10 %. (Ver bifurcación Wagrowiec)
Nada mejor que la naturaleza para entender que es el equilibrio
Si preguntamos a un economista (profesional) ¿qué es el equilibrio?, posiblemente que nos hablará de fuerzas del mercado, o del equilibrio general, micro, macro… pero, esto es lo único de lo que cree que debe saber (aprendido de un libro texto o de sus maestros, para los exámenes de evaluación). 
Y, ¿el equilibrio y bienestar del ecosistema?  Talvez diría que eso no es mi tema. De las metáforas no quieren saber nada (a pesar que las curvas del equilibrio son solo metáforas racionales y geométricas, no resultados de la investigación empírica). Ver Los mercados con información asimétrica”, tema tratado por los Premio Nobel de Economía 2001)

Cuando el empresario introduce innovaciones, como por ejemplo la comercialización de un nuevo producto, se altera la situación de equilibrio anterior, provocando una situación de progreso económico en el que existirá un poder de monopolio temporal, obteniéndose unos beneficios extraordinarios hasta que la imitación de otras empresas vuelva a restablecer el equilibrio. 

La innovación produce el desequilibrio[11], ya que con el transcurso del tiempo, otros empresarios (imitadores) atraídos por el alto beneficio, introducen imitaciones compitiendo con el empresario innovador, lo que provocará que los beneficios extraordinarios minoren hasta volver a la situación de equilibrio en la que habrá beneficios ordinarios.

Las innovaciones, resultado del proceso de competencia dinámica de los empresarios, son el motor del sistema económico y la razón principal de sus increíbles tasas de crecimiento. Para él éxito del capitalismo depende de su habilidad para recompensar la iniciativa y el ingenio de los individuos y las empresas, y de penalizar a quienes son socialmente improductivos, pero generalmente produce pérdidas significativas a muchos actores en el largo plazo. Si los perdedores no reciben ninguna compensación, es muy probable que surjan conflictos sociales que repercutan de forma negativa en la inversión privada y la propensión al riesgo de los empresarios. La redistribución del ingreso adquiere entonces un papel económico fundamental como forma de asegurar la estabilidad política y social y fomentar la inversión.

 Según Joseph Alois Schumpeter: la estructura económica (…) experimenta un cambio permanente con la introducción de nuevos bienes de consumo, nuevos métodos de producción y nuevas formas de organización industrial en un proceso continuo de destrucción creativa.  La superioridad de los nuevos productos y métodos (en eficiencia, precio y calidad) frente  a los viejos conduce a la eliminación de estos últimos, a una revolución de la estructura económica y a la creación de periodos cortos de crisis y ajustes Las innovaciones, resultado del proceso de competencia dinámica de los empresarios, son el motor del sistema económico y la razón principal de sus increíbles tasas de crecimiento. Para él éxito del capitalismo depende de su habilidad para recompensar la iniciativa y el ingenio de los individuos y las empresas, y de penalizar a quienes son socialmente improductivos, pero generalmente produce pérdidas significativas a muchos actores en el largo plazo. Si los perdedores no reciben ninguna compensación, es muy probable que surjan conflictos sociales que repercutan de forma negativa en la inversión privada y la propensión al riesgo de los empresarios. La redistribución del ingreso adquiere entonces un papel económico fundamental como forma de asegurar la estabilidad política y social y fomentar la inversión.

Todos los imperios del futuro serán imperios del conocimiento y solamente los pueblos que entiendan cómo generar conocimiento y cómo protegerlo, cómo buscar jóvenes que tengan capacidad para hacerlo y asegurarse de que se queden en el país, serán países exitosos. Los otros, por más que tengan recursos materiales, materias primas diversas, litorales extensos, historias fantásticas, etc. Probablemente no se queden ni con las mismas banderas, ni con las mismas fronteras, ni mucho menos con un éxito económico”. Albert Einstein, 1940

La innovación y la tecnología son términos que siempre nos han llevado a confusión. Algunos opinan que la tecnología resuelve problemas pero no crea soluciones[12]. ¿Innovación o tecnología? Hay una encuesta hecha en las 500 compañías más grandes del mundo, en la cual el 86 por ciento de los presidentes dice que los cambios tecnológicos hoy son más importantes para el futuro de su compañía que los cambios demográficos como el éxodo del campo o que el mercado sea más de jóvenes. Estamos en lo que se denomina la cuarta revolución industrial y eso va a cambiar la economía. Estamos en un momento en el que no hay diferencia entre el mundo físico y el mundo digital. Esas fronteras se borraron. Pero la tecnología no es cuestión de artefactos. La tecnología es la nueva forma como hacemos las cosas: como trabajamos, como investigamos, como estudiamos, etc.





[1] La actividad de la ingeniería económica es el proceso de desarrollar nuevas combinaciones de medios de producción para aprovechar las oportunidades de beneficio que ofrecen los mercados en un periodo de tiempo limitado. Estas nuevas combinaciones de conocimientos son las que promueven el cambio tecnológico y contribuyen a la creación de innovaciones y la formación de nuevas empresas, a través de la citada destrucción creativa. Schumpeter señala que la competencia en la economía capitalista era un proceso dinámico, que resulta incompatible con la concepción neo clásica del desarrollo como un proceso de progresión armonioso en constante evolución. Niega la posibilidad de alcanzar un equilibrio estático, puesto que serán precisamente los emprendedores quienes a través de su actividad lo modifiquen para establecer nuevas posiciones  monopolísticas a través de la introducción de innovaciones.
[2] Una innovación tecnológica permite aumentar la productividad y ofrecer a los ciudadanos nuevos servicios y productos que destruyen empresas y puestos de trabajo; pero aquellos empleos son sustituidos por otros creados por la innovación. Así, el capitalismo genera un universo de desarraigo permanente, pero también proporciona la solución: el intercambio de unas actividades por otras. Al final había un juego de suma positiva. Para Schumpeter el capitalismo es por naturaleza una forma o método de cambio económico, y nunca puede mantenerse estacionario (J. Schumpeter (1966), Capitalism, Socialism and Democracy, London: Unwin University Books, p. 82.)​ Su aspiración fue crear una teoría que pudiese explicar el funcionamiento de este cambio económico, que en tan corto lapso ha revolucionado profundamente la existencia humana. Acostumbraba denominar como "ventarrón de destrucción creativa" al proceso mediante el cual el capitalismo revoluciona constantemente sus propias condiciones de existencia.
[3] El río que simboliza cambio, devenir y tiempo. Pero también el río es lo que prevalece (por eso sabes dónde está, estuvo y tal vez seguirá estando el río) pero dentro del río -de lo que prevalece- "están" las aguas que es el devenir, el constante cambio, la existencia misma.
[4] La demanda de dinero explica los motivos por los que los individuos deciden guardar una parte de su riqueza en forma de dinero, renunciando a la rentabilidad que podrían obtener si colocaran tales recursos en otros activos. Cuando el dinero es un bien sin un valor intrínseco en sí mismo, puede parecer paradójico que exista una demanda de dinero en vez de, en todo caso, de los bienes que se pueden adquirir con ese dinero.1​ Para entender la demanda de dinero, es preciso recordar que la liquidez de un activo es la facilidad con que puede convertirse en el medio de cambio de la economía. La definición de dinero es precisamente la de medio de cambio de la economía, por lo que es por definición el activo más líquido que puede existir, la demanda de dinero es por tanto demanda de liquidez frente a otros activos más rentables pero menos líquidos. Keynes clasificaba en tres los motivos por los que los sujetos económicos desean mantener saldos líquidos: (1) Motivo transacción: abarca la liquidez necesaria para poder hacer frente a las transacciones cotidianas. Las personas necesitan conservar una cierta cantidad de dinero para realizar las transacciones ordinarias. Como norma general, el saldo monetario medio que una persona debe mantener para fines de transacción, disminuye al aumentar la frecuencia de sus ingresos. También se puede afirmar que el saldo monetario que los ciudadanos, en conjunto, desean mantener con fines transacción depende directamente del nivel de renta. No parece ser muy sensible a los tipos de interés. (2) Motivo precaución: para hacer a contingencias imprevistas. Keynes pensaba que no dependía del tipo de interés, aunque posteriormente algunos discípulos suyos como Harrod han puesto en cuestión esta afirmación. (3) Motivo especulación: el inversor que espera que el tipo de interés suba a corto plazo y por tanto, disminuya la cotización de los bonos, preferirá mantener sus ahorros en forma de dinero a la espera que se produzca efectivamente ese aumento del tipo de interés. Siempre que el interés esperado sea mayor que el vigente, los inversores mantendrán sus ahorros en forma de dinero, por lo que la demanda de dinero por motivo especulación estará inversamente relacionado con el tipo de interés. Cuanto mayor sea este, menos probable será que el inversor espere que el tipo de interés vaya a subir en el futuro. Este motivo de demanda de dinero fue una completa innovación de Keynes que no era contemplado por los clásicos, que negaban por tanto cualquier relación de la demanda de dinero con los tipos de interés.
[5] Jean Baptiste Colbert. En economía, la ley de Say es un principio atribuido a Jean-Baptiste Say que indica que cada oferta crea su propia demanda. Cuantos más bienes (para los que hay demanda) se produzcan, más bienes existirán (oferta) que constituirán una demanda para otros bienes, es decir, la oferta crea su propia demanda. ... Un producto terminado ofrece, desde ese preciso instante, un mercado a otros productos por todo el monto de su valor. En efecto, cuando un productor termina un producto, su mayor deseo es venderlo, para que el valor de dicho producto no permanezca improductivo en sus manos. Pero no está menos apresurado por deshacerse del dinero que le provee su venta, para que el valor del dinero tampoco quede improductivo. Ahora bien, no podemos deshacernos del dinero más que motivados por el deseo de comprar un producto cualquiera. Vemos entonces que el simple hecho de la formación de un producto abre, desde ese preciso instante, un mercado a otros productos. Say, 1803 (Traité d'économie politique, ou simple exposition de la manière dont se forment, se distribuent, et se composent les richesses, (1803), traducido al inglés como A Treatise on Political Economy, or the production, distribution and consumption of wealth, (1803)..
[6] Definición de postura. Del latín positūra, la postura es la posición o actitud que alguien adopta en determinado momento o respecto de algún asunto.
[7] Se piensa que la materia visible es de menor densidad que la masa no visible del llamado vacío que las originó. Así la materia es el resultan de descentralizar pura energía unificada y nunca de concentraciones de energía. Son por tanto huecos relativos o burbujas en la infinita energía de la masa del llamado vacío. Por ello la gravedad tiene influencia directa en la formación de la materia visible y no a la inversa. 
[8] Se denomina economía de guerra a la que se aplica en momentos históricos de fuertes convulsiones violentas, sean o no conflictos armados, o en periodos de extrema autarquía y que tiene por objeto mantener el funcionamiento de las actividades económicas indispensables para un país, procurar el autoabastecimiento, desincentivar el consumo privado, garantizar la producción de alimentos y controlar la economía nacional desde el Estado. Entre las actuaciones fundamentales se encuentran: (1) Control exhaustivo de la política monetaria que evite los procesos de hiperinflación. (2) Favorecimiento de la autarquía como sistema que evite la dependencia de las importaciones exteriores en productos básicos y material militar. (3) Medidas de ahorro del consumo energético. (4) Incentivación de la mano de obra femenina a bajo coste para ocupar los puestos de trabajo de aquellos que se incorporan al ejército. (5) Cambios en la política agrícola que dirigen los cultivos y la industria transformadora hacia la producción de grano y, en general, cultivos que aporten una alta cantidad de hidratos de carbono. (6) Aumento de la producción de la industria pesada y de material militar. (7) Establecimiento de reducciones del consumo privado, que puede incluir el racionamiento a la industria y a las familias. Para muchos países no beligerantes y cercanos territorial o económicamente a una zona de conflicto armado, la economía de guerra representa una oportunidad de crecimiento y desarrollo al poder incrementar sus exportaciones a los beligerantes, según John F. Pollard se puede hablar de un "efecto de arrastre" que sufren los países más atrasados y que les lleva a una disminución del diferencial de contemporaneidad. Ejemplo de este efecto es el hecho de que durante la Primera Guerra Mundial, los países de la periferia económica redujeron las distancias con los países más avanzados que se encontraban en guerra. En otros casos, la economía de guerra sustenta procesos de investigación y desarrollo tecnológico que mejoran la capacidad del país, sosteniéndose por algunos economistas que, en algunos casos, éste parece ser el origen real de algunos conflictos.
[9] Bajo diferentes estructuras de mercado, que fueron desarrolladas por Joseph Alois Schumpeter en Teoría del desenvolvimiento económico en1912.
[10] Ponencia presentada en el Seminario-Taller “La estructura productiva argentina. Evolución reciente y perspectivas”, 1-3 de octubre 2014, CEPAL, Oficina de Buenos Aires.
[11] Ponencia presentada en el Seminario-Taller “La estructura productiva argentina. Evolución reciente y perspectivas”, 1-3 de octubre 2014, CEPAL, Oficina de Buenos Aires.
[12] La tecnología facilita los procesos pero no los empieza. La tecnología en sí puede no servir para nada ya que aplicada sin una necesidad aparente puede producir un efecto negativo de complejidad. La tecnología en sí puede abrumar y descolocar ya que no es fácil manejarla como usuario y es imprescindible explicarla para todos los públicos. En una palabra. Sencillo de uso.

domingo, 16 de julio de 2017

¿El que se le otorgue el Premio Nobel a la economía, a diferencia de la Ingeniería, es un argumento suficientemente lógico para afirmar que es una ciencia como las demás?


No. No es un buen argumento lógico[1]. Porque el argumento (del título) parte de una premisa[2]falsa: No existe un Premio Nobel para la economía. El ampliamente pregonado “Premio Nobel de Economía” no es un verdadero Premio Nobel.  Es un premio en Ciencias Económicas -en memoria de Alfred Nobel- y, está basado en una donación de Sveriges Riksbank (banco central sueco) a la fundación Nobel en 1968, con motivo del 300 aniversario del banco. Lo que el Banco de Suecia hizo fue similar a una infracción contra una marca registrada, lo que significa un inaceptable robo a los verdaderos Premios Nobel. 
La historia cuenta que cuando Alfred Nobel (1833 -1896) dejó como legado destinar su fortuna a premiar aquellos campos que hacían mejor al ser humano, jamás pensó en la EconomíaEl mal llamado Nobel de Economía no formaba parte de la nómina de aquellos rubros que, originalmente, estaban nombrados en el testamento de Alfred Nobel: de acuerdo con algunos historiadores, él no simpatizaba con la economía ni con las finanzas
En el Premio Sveriges Riksbank, cuyo verdadero nombre es Premio del Banco de Suecia de Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, tampoco se menciona (en singular) a  la  Ciencia Económica.  

El segundo año en que se concede el Premio de Economía fue la primera vez que se otorga a una sola persona -- Paul Samuelson --, descrito en palabras de un jubiloso editorial del New York Times como el mayor teórico económico puro del mundo". 
Paul Samuelson (el más conocido de los economistas norteamericanos), fue el primer galardonado con el Premio establecido en 1970  por el Banco de Suecia en honor de Alfred Nobel). Dicho galardónprovocó una mordaz crítica El artículo se titulaba ¿Merece la economía el Premio Nobel? (Y a propósito, ¿se lo merece Samuelson?). Esta crítica resume la reacción en aquel entonces y fue publicada por Michael Hudson el 18 de diciembre de 1970 en Commonwea[3].  
El error no es por tanto de Samuelson, sino de su disciplina. Hasta que haya acuerdo sobre lo que es o debería ser economía, resulta tan estéril conceder un premio a la buena economía como entregárselo a un ingeniero que diseñara una maravillosa máquina que no pudiera construirse o cuya finalidad quedaría sin explicación. El premio debe así recaer en aquellos aún perdidos en los pasillos de marfil del pasado, reforzando la economía del equilibrio general del mismo modo que no gozará del favor de quienes se esfuerzan por devolver la materia a ese pedestal suyo de la política económica por largo tiempo perdido.
Dos tercios de esos premios fueron a economistas de Estados Unidos, a gente que especula en mercados de valores. Éstos no tienen nada que ver con el objetivo de Alfred Nobel de mejorar la condición humana y de propiciar nuestra supervivencia, ellos son exactamente lo opuesto".Estas palabras, pronunciadas por Peter Nobel durante una entrevista con la economista estadounidense Hazel Henderson, concentran el sentir de todos los opositores al Premio del Banco de Suecia. La propia página web de la Fundación Nobel distingue entre los galardones con pedigrí, es decir, los elegidos por su fundador y por tanto los únicos dignos de llevar su apellido; y el Premio en Ciencias Económicas, término que utiliza la Fundación para referirse al falso Nobel. Pero esto no evita la confusión, ni impide que, de facto, se eleve a la Economía al Olimpo creado por el inventor de la dinamita para la Medicina, la Fisiología, la Literatura, la Paz, la Química y la Física.

Pero, la economía, como ciencia, escribe Alberto Acosta, ha tenido y tiene una vida atribulada. A lo largo de su historia se han sucedido diversas teorías, como parte de un proceso complejo, para nada absoluto ni continuo. En este empeño, sin posibilidad de avances mecanicistas o de espacios para un predominio monopólico por parte de alguna teoría, se han propuesto diversos nombres para definir a la economía y se han escogido muchos calificativos para distinguirla de las otras ciencias, más allá de sus múltiples escuelas. Esto expresa la compleja búsqueda de identidad y legitimidad de una ciencia permanentemente en ciernes... Sus alcances, por igual, han sido tema de discusiones recurrentes.


Y –aunque se le hubiere otorgado alguna vez el verdadero «Premio Nobel» (a la economía) –, tampoco (este solo hecho validaría su estatus científico como las demás ciencias naturales tal como veremos en la conclusión líneas abajo cuando el ministerio francés de investigación reunió en 1992 a varios pensadores provenientes de diversas corrientes de la economía para que compararan el estado de la ciencia económica con el de las ciencias 'duras'.  Ver: estatus epistemológico específico para las ciencias sociales.

El reclamo de un estatus especial para las teorías pertenecientes a las ciencias sociales es tradicional, escribe Eduardo R. Scarano:

“Generalmente se originan en posiciones filosóficas muy específicas o en concepciones que no reivindican el conocimiento científico como paradigma de racionalidad… Lo novedoso e interesante del reclamo de un estatus especial para las ciencias sociales… consiste en que se realiza sin objetar ese paradigma. Así, la economía es plenamente una ciencia como se entiende en el marco de la epistemología anglosajona contemporánea. Incluso la reivindicación del estatus especial se realiza sin necesariamente negar el monismo metodológico… El punto de vista que intentamos Continua) sostener es que aunque reconozcamos que la teoría neoclásica es la teoría más amplia, profunda, explicativa y predictiva que se ha construido, sin embargo, su mejor defensa no es la de quienes lo hacen sobre la base de abandonar el principio de la competencia entre teorías. Las consecuencias que se derivan de esta actitud son de largo alcance –nos restringiremos a las epistemológicas-, por ejemplo, se elimina el principio de la proliferación de teorías; el objetivo principal del conocimiento científico deja de ser el aumento del conocimiento; implícitamente al menos se abandona el realismo. Se erige en principio máximo un principio absolutamente conservador: aferrarse a la teoría prevaleciente y formular una epistemología que se adapte  a su defensa. El principio implícito es el siguiente: si una teoría está vigente entonces es válida y se debe construir una metodología que la recoja. Ahora bien, la principal defensa de este tipo de instrumentalismo es la capacidad predictiva de una teoría. A pesar de los esfuerzos de Friedman el problema de los economistas consiste en la poca capacidad predictiva de la economía y de la aparente imposibilidad de sobrepasar las predicciones genéricas. Justamente hay que discutir aquello que Friedman da por hecho, la capacidad predictiva de la economía...”

El examen de los patrones sobre los cuales se debía construir la economía según Lionel Robbins (que optimista comparaba la solidez de la economía con la de las teorías físicas), es lo explicó en un ensayo sobre la naturaleza y significación de la ciencia económica[4]. El objeto de este ensayo es exponer la naturaleza y la significación de la Ciencia Económica. Su primera tarea es, pues, delimitar el contenido de la Ciencia Económica, ofrecer una definición útil de lo que trata la Economía.  

Los mayores errores. A esta polémica se une el elevado número de economistas estadounidenses premiados por la Academia Suecala inmensa mayoría de ellos seguidores del neoriberalismo que tan bien encarna la Universidad de Chicago. De hecho, este centro acumula el mayor número de premios Nobel de Economía del mundo, con un total de 10. Más controvertido es justificar el premio concedido en 1997 a Robert C. Merton y Myron S. Scholes, por el nuevo método que desarrollaron para calcular el valor de los derivados. Éste fue puesto en práctica en el hedge fund Long Term Capital Management (LTCM), co-fundado por los dos premiados, que apenas un año después quebró y desató tal cataclismo financiero que la Reserva Federal tuvo que salir al rescate. Estos ejemplos han llevado a los opositores al Premio del Banco de Suecia a pedir su abolición o, al menos, a exigir que se modifiquen los criterios de selección del ganador, con el objetivo de dirigirlos hacia descubrimientos que, realmente, ayuden a mejorar la sociedad. Como el Grameen Bank, creado por el economista bengalí Muhammad Yunus y dedicado a conceder microcréditos a los pobres. Esta labor, efectivamente, fue merecedora de un Nobel en 2006, el de la Paz. Ese mismo año, Edmund Phelps, de la Universidad de Columbia, fue reconocido con el galardón en Economía por su trabajo en el que redefinía la tasa natural de desempleo. Cuando Hazel Henderson preguntó a Peter Nobel sobre estos dos galardones, el descendiente de Alfred Nobel respondió en referencia a Yunus: "Es la primera vez que un economista obtiene un Premio Nobel verdadero". Oliver Hart -de 68 años, nacido en Londres y nacionalizado estadounidense- y el finlandés Bengt Holmström -de 67, oriundo de Helsinski-, ganaron el Premio del Banco de Suecia de Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel 2016 por "sus contribuciones a la teoría de los contratos".

La pretensión de que la Economía era una Ciencia nos hizo mucho daño, escribe David Anisi de la Universidad de Salamanca[5].

Sin embargo algunos economistas peruanos afirman categóricamente que la economía es una ciencia y niega la validez de “ciencias económicas” –tal como acostumbra sostener  arrogantemente el Dr. Adolfo Figueroa (ver video).

Samulson y Nordhaus, escribieron 1985:

“Una forma posible de describir leyes económicas… Es por medio de experimentos controlados… Los economistas [desafortunadamente]… no pueden realizar experimentos controlados como los químicos o los biólogos, porque no pueden controlar fácilmente los factores importantes. Como los astrónomos o los meteorólogos se deben contentar generalmente con observar.”

La economía no era considerada en general una ciencia experimental hasta fechas recientes. Actualmente, la mayoría de economistas aceptan que una teoría cuyas predicciones no son tan acertadas en la mayoría de las veces pero que, ahora que ya recibe apoyo del laboratorio experimental, merece ser al menos reconsiderada. Esto nos permite ubicar a decisores humanos en una situación análoga a la que dicha teoría describe y ver cómo se comportan.

Dentro de éste nuevo contexto, una argumentación más cercana a la realidad de acuerdo al avance de la economía que viene encaminándose gracias a la investigación experimental  que ha venido aumentando de modo importante y sostenido, bien podría argumentarse así:

La ciencia económica está permanentemente en ciernes y, buscando su rigor científico para determinar su identidad propia a través del laboratorio económicoAl menos, un ejemplo lo encontramos en el Premio -en memoria de Alfred Nobel-  concedido en 2002 otorgada a  Vernon Smith (el padre de los experimentos económicos sobre mercados).   

A propósito, la economía, en ciernes –Alberto Acosta escribe -, tironeada por las visiones de acumulación y maximización de los recursos disponibles, de un lado, y las visiones de la interacción entre seres humanos con su entorno social y ambiental, de otro, no termina de encontrar su identidad. 
Sin embargo, la “Economía” es una ciencia que ocupa un puesto imperial entre las ciencias sociales. Pero, paradójicamente la economía procura desligarse de ellas para aproximarse a las ciencias exactas y naturales. Asumiendo los retos propios de la complejidad del mundo y los actuales retos para la Humanidad. Esto expresa la compleja búsqueda de legitimidad de una ciencia permanentemente en ciernes.

Por la otra parte, en efecto no existe un Premio Nobel de Ingeniería, aunque debiera haberlo  escribe Robert Shiller:

Soy uno de los ganadores de este año del Premio en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, por ello, agudamente consciente de la crítica a este galardón por quienes afirman que la economía –a diferencia de la química, la física o la medicina, para las cuales también se otorgan Premios Nobel– no es una ciencia. No existe un Premio Nobel de Ingeniería, aunque debiera haberlo. 
Es cierto modo, el Nobel de Química de este año se asemeja un poco a un Nobel de Ingeniería, porque fue otorgado a tres investigadores –Martin Karplus, Michael Levitt y Arieh Warshel– «por el desarrollo de modelos multiescala de sistemas químicos complejos» que subyacen a los programas informáticos que permiten que los equipos de resonancia magnética nuclear funcionen. Pero la Fundación Nobel está obligada a considerar una cantidad mucho mayor de ese tipo de material práctico y aplicado cuando evalúa el Premio de Economía[6].

A manera de conclusión:

Una buena pregunta la formuló el ministerio francés de investigación quien reunió en 1992 a varios pensadores provenientes de diversas corrientes de la economía para que compararan el estado de la ciencia económica con el de las ciencias 'duras'. La pregunta central era la siguiente: 

¿puede hoy la economía equipararse a las ciencias naturales (tanto en su metodología como en sus resultados)? 

Hubo una amplia gama de participantes y de enfoques. Neoclásicos importantes: Malinvaud, Hildebrand, Varian, Polemarchaquis, Kirman; heterodoxos de diversos matices y grados: Benetti y Cartelier (enfoque monetario), Dumenil, Levy, Foley (visión clásica), Boyer, Amable, Lordon (Escuela de la Regulación) y Robert Clower (antiguo impulsor de la teoría de los equilibrios no-walrasianos). Además, estaban bien representadas las técnicas auxiliares de la economía: la econometría (David Hendry) y lo mejor de la epistemología económica francesa (Brochier, Favereaud, Guesmerie, Walliser, Lantner).

Para el ponente Hal Varianla pregunta no es pertinente pues la economía debe equipararse más a la ingeniería que a la físicaEs más una metodología para la acción que una ciencia explicativa ("la teoría del equilibrio general es apenas una pequeña parte de la economía") y, por ende, es inútil hacerle las exigencias de las ciencias duras.

La idea común es que si los pensadores sociales ven a la economía como una ciencia es porque ésta ofrece una representación construida teóricamente de acuerdo con las exigencias formales (matematización y abstracción) del fenómeno social más esencial de la historia moderna: el mercado. Pero, construir esa representación científica ha sido el problema esencial de la ciencia económica, como evidencia el estudio de la teoría de los precios. Si la teoría walrasiana, en la formulación de Arrow y Debreu, es la referencia obligada, debería ser entonces el logro científico por excelencia de la economía después de que Adam Smith planteara la inquietud y las ideas principales para resolverla. 
Por tanto, la pregunta decisiva es: ¿se justifica otorgar al Equilibrio General walrasiano al menos el título de ciencia formal de los economistas?

Todos coinciden en responder que, justamente debido a la formalización, la economía ha hecho visible el fracaso para cumplir el reto esencial de su programa de investigación. La formalización no ha 'endurecido' la economía pero ha permitido reconocer que no puede ser una ciencia dura. No hay una teoría formal del mercado que sea aceptable, puesto que la mejor que hoy existe no cumple dos requisitos esenciales: dar cuenta del aspecto monetario de las relaciones económicas y establecer la lógica subyacente a la coordinación de los comportamientos descentralizados por parte del mercado.
En términos más claros, el equilibrio general es una teoría donde la realidad mercantil está ausente. Allí, "el mercado ideal se identifica con la ausencia del mercado" (Benetti y Cartelier) o, como dicen Clower y Howit: el hecho más extraño de la economía contemporánea (si estamos de acuerdo en que el problema de Adam Smith es el problema central de la economía) es la ausencia de una explicación intelectualmente satisfactoria del modo en que funciona la 'mano invisible' [...] En la teoría dominante (al crear una representación de lo virtual y no de lo real) el problema de Smith se descarta por hipótesis. ¿Por qué ese balance tan negativo? El modelo neoclásico tiene dos graves carencias: una teoría de las transacciones (los agentes no pueden comprar ni vender) y una teoría de la estabilidad (no se sabe cómo los individuos forman los precios ni como éstos convergen al equilibrio). Así, la economía dominante está obligada a basarse en los teoremas de existencia del equilibrio, que abusivamente se presentan como demostración de la coherencia de una sociedad comercial cuando apenas reflejan una correspondencia exclusivamente matemática y virtual.

En suma, el resultado es pesimista. Mientras los economistas se hacen cada vez más importantes (por la amplitud de los problemas que tratan y por el peso cada vez mayor de los fenómenos comerciales en el funcionamiento de las sociedades) se pone de presente esta profesión basa su éxito social en algo distinto a la solidez de la ciencia. Las vías de superación no son claras. Kirman propone unir el rigor a un sistema adaptativo complejo donde la idea misma de equilibrio pierda importancia; Benetti y Cartelier sugieren construir una visión monetaria del proceso económico; Dumenil, Levy, Amable, Boyer y Lordon buscan sentar las bases de una ciencia económica con una articulación flexible entre las partes sin pretender crear un todo coherente. Sin embargo, hay algo evidente. Mientras estos proyectos alternativos no den sus frutos, la mala teoría existente no será destronada porque los economistas también le tenemos horror al vacío.

Finalmente y, a manera de sustento, recordemos a Peter Nobel, uno de los herederos de Alfred Nobel. Él suscribió un artículo, publicado el 10 de diciembre 2004 en el diario sueco Dagens Nyheter, en contra de este galardón, cuyo verdadero nombre es Premio del Banco de Suecia de Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel. El texto, firmado por el matemático Peter Jager, miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias; el ex ministro de Medioambiente Mans Lorarrothy el economista y ex miembro del Parlamento sueco Johan Lonnroth, criticaba que entredicho. La elección de Finn E. Kydland y Edward C. Prescott ese mismo año 2004 destapó la caja de los truenos y empujó al citado grupo de economistas y matemáticos a rebelarse contra el galardón. Entre otros motivos, porque los flamantes ganadores habían defendido, 27 años antes, que los bancos centrales debían ser independientes. Según ellos, habían descubierto un modelo matemático capaz de demostrar la idoneidad de que las políticas monetarias, y con ellas, la distribución de la riqueza, estuvieran fuera del control de los representantes elegidos democráticamente, poniendo así en jaque no sólo al sistema, sino la transparencia de la función pública

................
[1] La mayoría sabe que un argumento es aquel cuya conclusión deriva de manera necesaria de sus premisas, a esta propiedad exclusiva (de este tipo de argumento) se le denomina validez.
[2] En lógica, una premisa es cada una de las proposiciones anteriores a la conclusión de argumento. Al ser proposiciones, las premisas siempre afirman o niegan algo que puede ser verdadero o falso.
[3] Crítica publicada por Michael Hudson el 18 de diciembre de 1970 en Commonwea […]  Paul Samuelson, el más conocido de los economistas norteamericanos… Fue el primer galardonado con el Premio Nobel de Economía (establecido en 1970,  por el Banco de Suecia en honor de Alfred Nobel). Dicho galardón provocó esta mordaz crítica publicada por Michael Hudson el 18 de diciembre de 1970 en Commonweal. El artículo se titulaba ¿Merece la economía el Premio Nobel? (Y a propósito, ¿se lo merece Samuelson?). [Ver: http://www.sinpermiso.info/textos/teoras-elegantes-que-jams-funcionaron-el-problema-de-paul-samuelson[…] Hoy en día prácticamente todos los economistas reconocidos  son producto de esta revolución anticlásica, que yo mismo me siento tentado a llamar revolución contra el análisis económico per se. Los profesionales reconocidos de la economía descuidan de modo uniforme las condiciones sociales previas y las consecuencias de la actividad económica humana. En esto reside su deficiencia, así como la del Premio de Economía recientemente instituido y otorgado por la Academia Sueca: durante la próxima década por lo menos debe seguir siendo por fuerza un premio para lo que no es economía o para la economía superficial en el mejor de los casos. ¿Debería por tanto concederse en algún caso?   […] ¿Cuál es la naturaleza de esta ciencia? ¿Puede ser "científico" promulgar teorías que no describen la realidad económica tal como se desenvuelve en su contexto económico, y que, cuando se aplican, conducen al desequilibrio económico? ¿Es la economía verdaderamente una ciencia? Por supuesto, se lleva a la  práctica, pero con una notable falta de éxito en años recientes por parte de todas las principales escuelas económicas, de los postkeynesianos a los monetaristas.    […]En última instancia, el problema se reduce a una diferencia básica entre la economía y las ciencias naturales.  […] Paul Samuelson como Milton Friedman fueron contendientes destacados en el Premio de 1970 [Friedman consiguió su Nobel en 1976]. ¿Quién, por otro lado, podría imaginar al destinatario del Premio de Física o Química manteniendo un punto de vista que no fuera universalmente compartido por sus colegas? (Dentro de la profesión pueden, por supuesto, existir diferentes escuelas de pensamiento. Pero no suelen discutir la aportación positiva reconocida del ganador del Nobel en su profesión). ¿Quién podría examinar la historia de estos premios y entresacar a buen número de sus receptores cuyas aportaciones demostraran ser vías falsas o escollos al progreso teórico en lugar de avances (en su día) revolucionarios?   […]  Para resumir, la realidad y la pertinencia, más que la pureza y la elegancia, son las cuestiones candentes de la economía de hoy, y las implicaciones políticas, más que las geometrías de anticuario.   […]   PS.- Diciembre de 2009. En la época en que escribí esta crítica enseñaba teoría del comercio internacional en la Facultad de Postgrado de la New School for Social Research. Posteriormente critiqué la metodología de Samuelson en The Use and Abuse of Mathematical Economics,Journal of Economic Studies, 27 (2000):292-315. Lo más importante de todo es el teorema de igualación del precio de los factores. Finalmente ha vuelto a editarse mi libro Trade, Development and Foreign Debt: A History of Theories of Polarization v. Convergence in the World Economy.
[4] Por desgracia, no es tan sencillo como parece. Los esfuerzos de los economistas durante los últimos ciento cincuenta años han logrado establecer un conjunto de generalizaciones cuya exactitud e importancia medular sólo discuten los ignorantes o los perversos; pero no han logrado la unanimidad en cuanto a la naturaleza última de la materia común de esas generalizaciones. Los capítulos centrales de las obras clásicas de Economía presentan, con muy ligeras variantes, los principios fundamentales de la ciencia; más los que explican el objeto de la obra todavía presentan grandes divergencias. Todos hablamos de lo mismo, si bien no nos hemos puesto todavía de acuerdo sobre el objeto de nuestra conversación.
En modo alguno es esto una condición vergonzosa o imprevista. Ya Mill hizo notar hace cien años que casi siempre la definición de una ciencia se logra después de crearla y no antes. "A semejanza de la muralla de una ciudad, de ordinario se ha levantado no para servir de receptáculo a los edificios que pudieran erigirse después, sino para circunscribir a los que ya existen." En efecto, la naturaleza misma de una ciencia impone la necesaria imposibilidad de definir su alcance hasta que no llegue a una cierta etapa de su desenvolvimiento, pues su unidad sólo se manifiesta en la de los problemas que puede resolver, unidad que no se descubre hasta haber quedado establecida la interconexión de sus principios explicativos. La Economía moderna nace de varios campos distintos de investigaciones prácticas y filosóficas: de investigaciones sobre la balanza de comercio, de discusiones acerca de la legitimidad del interés. Y sólo en la última época ha llegado a tener suficiente unidad para descubrir la identidad de los problemas comunes a esas investigaciones diversas. Antes, todo intento para descubrir la naturaleza última de la ciencia estaba condenado por fuerza al fracaso. Intentarlo hubiera sido perder el tiempo en vano. Pero ensayar una delimitación precisa, una vez alcanzado este grado de unificación, no es ya perder el tiempo; se perdería dejándolo de hacer. Sólo un objetivo preciso puede hacer viable la nueva elaboración. La reflexión ingenua no puede sugerir ya los problemas; los indican los vacíos en la unidad de la teoría, las insuficiencias de sus principios explicativos. Se halla uno expuesto a seguir senderos falsos si no se ha entendido en qué consiste esa unidad. Apenas puede caber duda de que uno de los peligros mayores que acechan al economista moderno es la preocupación por las cuestiones ajenas, la multiplicación de actividades que no tienen conexión alguna, o la tienen escasa, con la solución de los problemas estrictamente relacionados con su materia. Asimismo es indudable que la solución de los problemas teóricos centrales se alcanza con mayor rapidez en aquellos centros en que las cuestiones de esta clase están por liquidarse. Más aún, si estas soluciones han de aplicarse con fruto, si hemos de entender con corrección el alcance práctico de la Ciencia Económica, es esencial que conozcamos con exactitud los supuestos y limitaciones de las generalizaciones que establece. Es con una conciencia tranquila, pues, como podernos adelantar hacia lo que, a primera vista, parece ser el problema muy académico de encontrar una fórmula para describir el contenido general de la Economía. La definición de la Economía que lograría más adeptos, por lo menos en los países anglosajones, es la que la relaciona con el estudio de las causas del bienestar material. Es el elemento común a las definiciones de Cannan  y de Marshall  y elemento que aun Pareto, cuyo análisis es tan diferente en diversos aspectos al de aquellos dos economistas ingleses, sanciona usándolo. También se encuentra implícito en la definición de J. B. Clark. Y, a primera vista, debe admitirse que, en efecto, parece que tuviéramos con ella una definición que para fines prácticos describe lo que nos interesa. Es indudable que la palabra "económico" se usa en el lenguaje ordinario en un sentido equivalente a "material". Basta reflexionar en el significado corriente de frases como "historia económica", "un conflicto entre ventajas económicas y políticas", para comprender cuán razonable pudiera parecer esta interpretación. Sin duda existen algunas cuestiones que quedan fuera de la definición y que, sin embargo, parecen caer dentro del campo de la Ciencia Económica; aun cuando, a primera vista, bien parece que se asemejan a los casos marginales inevitables en toda definición. La prueba final de la validez de una definición no es, sin embargo, su aparente armonía con ciertos usos del lenguaje diario, sino su capacidad para describir exactamente el verdadero objeto de las principales generalizaciones de la ciencia. Y cuando sometemos esa definición a esta prueba se ve que tiene deficiencias que, lejos de ser marginales o subsidiarias, equivalen nada menos que a una completa incapacidad para exhibir el alcance o el significado de las generalizaciones más centrales de todas.
[5] Porque nadie todavía sabe muy bien que es lo que por Ciencia puede entenderse; aunque sí se sabe muy bien cómo utilizar el "sello" de "científico". Lo "científico" está de alguna manera por encima de todos nosotros. Las proposiciones científicas son algo "inevitable". Tan inevitable como que las piedras caigan. Y eso, en economía, era simplemente una falsedad. Tras el "cientifismo" los "economicistas" contrajeron otra enfermedad: el "mercadismo", que se manifestaba en una actitud compulsiva hacia el estudio del mercado. No negaré que era necesario tal estudio, pero muchos "economicistas" pensaron que el mercado lo era todo. Y tal vez lo fuera para ellos puesto que únicamente de esto sabían, pero el hecho de que saber algo de algo legitime la acción de utilizarlo para todo, es tanto como esperar de un leñador que opere un ojo con el hacha o de un oftalmólogo que trate de cortar un árbol con un bisturí.            El "cientifismo" y el "mercadismo" caracterizaron nuestra profesión en el Siglo XX. Y como economista deseo librarme de esas tendencias. No puedo aceptar la perspectiva científica puesto que yo mismo soy participante del juego que observo. Y no puedo aceptar el "mercadismo" puesto que hay cosas para mi más importantes precisamente porque, como no científico, participo en el juego.  

[6] Para el común de las gentes –escribe Asdrúbal Valencia Giraldo- muchas veces no hay una distinción clara entre los ingenieros y los científicos, esto debido, tal vez, a la profunda ligazón que actualmente hay entre la ciencia y la tecnología. Que los periodistas o el público general tengan esta confusión no es tan preocupante, pero sí lo es que los mismos ingenieros a veces no tengan conciencia sobre la identidad de su profesión y, sobre todo los jóvenes, piensen que realmente ella consiste en la aplicación de la ciencia a la solución de las necesidades humanas, cuando, según muchos otros, lo específico de la ingeniería es la concepción de ingenios artificiales de los que se pretende alguna forma de utilidad. Tales artefactos pueden requerir o no el concurso de la ciencia y han evolucionado desde los antiguos ingenios de guerra hasta las naves espaciales, el manejo de la información o la optimización de las organizaciones. 


Gracias por su lectura


Por
cortezhonorio@gmail.com




Archivo del blog